La foto playera es de 1956. Un encuentro de pandillas de niñas de Coruxo y de Canido en O Vao. Ellas son, de izquierda a derecha, Rosiña García Senra; Tere Núñez; un chico incorporado, Rafael García; Cristina García Senra; Pepa Canella; Isabel Coma Canella; María Amelia García; Lari Coma Canella; Bety Martínez Escalera; Pitusa Fresco; Rosina Coma Canella y Cristina Núñez. Niñas contentas, como se puede observar. Y el niño también.


En la imagen de arriba, los tripulantes del bote son Manuel Canella (Moli) y Carlos Romero (Lechuga), a popa y proa, respectivamente, con la perrita Plata bien acomodada en medio. Año 1960.

Podría ser la Albufera; pero es la laguna de O Vao, que se vadeaba, de ahí el nombre, por su parte más estrecha a través de un pequeño puente de tres ojos. Un humedal que aprovechaban las aves migratorias, garzas y patos, siempre rico en fauna.

"El río que venía de las "poulas" donde ahora está el Club de Campo atravesaba la carretera por tres pequeños túneles y desembocaba a mitad de la playa del Vao después de ir unos 200 metros entre dunas y la carretera actual. Un paraiso".

Lo escribió Moli, que añora aquellos tiempos y el maravilloso entorno natural que se conservaba por sí mismo.

El río era un regato o regalo que bajaba de los montes de Coruxo y que se llamaba Rego do Vao, el cual, al llegar a las proximidades de la Ría, en la llanura se le unían las aguas que brotaban de manantiales subterráneos formando el humedal y esas "poulas" de juncos y cañaverales. Después, para desaguar en el mar lo hacía por la espléndida playa casi siempre desierta  mediante una pequeña corriente de agua que serpenteaba entre las dunas. Pero vinieron los bárbaros y lo destruyeron todo, aterrándolo para construir instalaciones deportivas de club junto a tercermundistas campos de futbol. Igual de agresores, por no decir otra cosa, los "hunos" como los otros.

Y es que por entonces los atentados ecológicos, siempre que aportaran beneficio económico o de uso para los que los cometían, se consideraban progreso. Ahora igual, aunque menos.

Aparte de Moli y Lechuga, dos exploradores incansables que eran los máximos conocedores del pequeño territorio, por allí aparecían en verano para saborear la naturaleza y gozar de la playa Boro Barreras, Fernando Solano, los indomables hermanos Castaño, los Moreno... Las chicas Sas. También en ocasiones se dejaban ver por las "poulas" los Escalera, que veraneaban en el cercano Coruxo.

Todos tuvieron en su adolescencia el privilegio de poder disfrutar de aquel entorno de O Vao y del gran arenal. Cuando a la isla de Toralla, tan preciosa que era, a la que ellos llegaban nadando, aun no le habían colocado una inmensa torre encima, otra barbaridad.

En cuanto a la perrita Plata, era un ser muy afortunado. Sin duda la que más gozaba de todo aquello por su condición de linaje perruno de aguas.

Nos escribe uno de los mencionados jóvenes de O Vao para apuntar que las "poulas" también las frecuentaban dos hermosos y poderosos bueyes que formaban parte del paisaje y que, excepto sábados y domingos, trabajaban sacando junco. Se llamaban Cubano y "Jallardo".

Print Friendly Version of this pageImprimir Get a PDF version of this webpagePDF

ANTERIORES


GALERÍA

vigocasisecreto.com (0 fotos)

No hay fotos

Más fotos de la galería (0)