Nota con fecha 08/06/16.- Seguimos recibiendo por nuestro email de contacto comunicaciones con ánimo ultrajante hacia Federico Amor. A estos remitentes les rogamos que dejen de hacerlo pues nunca van a ser publicados sus contenidos ya que no nos vamos a hacer eco de los mismos ni siquiera parcialmente. Tampoco proporcionamos jamás, como algunos socilitan, datos personales de contacto.


Es una persona muy peculiar Federico Amor Sanjurjo, también conocido por Toli Amor, que hace décadas decidió acaparar todo lo que tuviera que ver con la bebida gaseosa más universal.

El coleccionismo, ya sea de mariposas o de botellas de Coca-Cola, está considerado por algunos psiquiatras como una patología acaparadora que padecen algunas personas especiales que suelen ser en extremo metódicas y perfeccionistas en sus actividades, como es el caso de Toli, que en tiempos fue un virtuoso de aquel extraño juego-artilugio que se llamaba Scalextric, aparecido en España a finales de la década de los cincuenta del pasado siglo.

El "museo", como él dice, se encuentra en el centro de Vigo y contiene, según su propietario, la que está considerada como la mejor colección del mundo en botellas de aluminio de Coca-Cola, con casi 600 envases diferentes clasificados por países. Un recinto "museístico" que ocupa una simple habitación en la que también están presentes vasos de aluminio y botellas de cerámica decoradas a mano.

Tras el scalextric se dedicó al tiro olímpico. Y más tarde al golf, deporte en el que, sin necesitar de especiales facultades físicas, también destacó. Tienen en común estas actividades que precisan de una capacidad de concentración mental.

Algo que, junto con un talento innato para una muy calculada planificación, le sobra a Federico Amor.

Por lo que, paralelamente a las botellas se dedicó a hacerse - procedentes de familiares próximos y para sumar a las heredadas - con acciones de Begano, la antigua embotelladora de Coca-Cola en A Coruña, que multiplicaron su valor cuando la empresa, junto con el resto de las plantas de Coca-Cola en España, fue adquirida en el año 2012 por Cobega, con sede en Cataluña, un operación que llevó a la fundación de Coca-Cola Iberian Partners. Toli obtuvo así el perseguido copioso fruto de su visión y constancia.

Una buena parte de aquellos títulos procedentes de una anciana tía que un día decidió, sorpresivamente, aunque mediante notario al que acudió acompañada de la esposa de Toli, hacerlo heredero de su paquete accionarial en detrimento de sus hermanos, a lo que Toli no puso objeción. Los hermanos sí, dando lugar a un fuerte conflicto familiar cuyas secuelas permanecen.

Federico Amor también es coleccionista de sellos, ignoramos si, como ocurrió con las acciones, la base de su colección procede igualmente de transmisiones familiares.

Las botellas las guarda en su "museo", una habitación en la que también están presentes vasos de aluminio y botellas de cerámica decoradas a mano. Incluso un envase con pulsador que, dice, es idéntico al que llevaron los astronautas a la luna:

- ¿De verdad llevaron Coca-Cola a la luna?

- ¡Claro! - responde

Una colección de botellas de Coca-Cola tan curiosa como única.

Como curiosa es la circunstancia de que, llamándose la mujer Maite Lobo, sus hijas se apellidan Amor Lobo, una combinanción patronímica llamativa propicia para ocurrencias de graciosillos.

Ellas, las hijas junto con la madre, son quienes manejan los considerables réditos del pelotazo que supuso la venta de la acciones de Begano. "Yo sólo soy un mandado", confiesa Toli, por entero dedicado a su colección y al golf.


 
Ver también:
LA HISTORIA DE BEGANO




  

Print Friendly Version of this pageImprimir Get a PDF version of this webpagePDF

ANTERIORES


GALERÍA

vigocasisecreto.com (0 fotos)

No hay fotos

Más fotos de la galería (0)